REJUVENECIMIENTO FACIAL

Una piel bonita, cuidada, sin imperfecciones, manchas o cicatrices, es signo de salud y juventud.

El paso del tiempo, unido de una serie de factores externos (hábitos tóxicos, polución ambiental, exposición solar, nutrición, estrés oxidativo…) provocan una pérdida de vitalidad con la consiguiente aparición de signos englobados dentro del concepto de envejecimiento cutáneo. Es inevitable que con el paso del tiempo nuestra piel disminuya su producción de colágeno y luzca menos luminosa y tersa.

Conseguir que nuestro aspecto mejore y prevenir el envejecimiento sin perder naturalidad es el gran reto de los nuevos tratamientos que aplicamos en Vital.

IPL Elipse Multiflex +

El fotorrejuvenecimiento con el nuevo equipo Ellipse Multiflex +(IPL) ha sido una auténtica revolución. Esta nueva tecnología permite aplicar un tratamiento uniforme y global a la vez en todas las zonas tratadas, devolviendo luminosidad y vitalidad a nuestra piel, unificando nuestro tono, tratando manchas y capilares rotos y estimulando el colágeno de modo que nuestra piel se tensa y se muestra más elástica.

La luz intensa pulsada es un haz de luz que actúa directamente sobre la melanina – hemoglobina cerrando el poro y revitalizando nuestra piel. Es muy selectiva, detecta las imperfecciones y actúa directamente sobre ellas. El aspecto de nuestra cara, cuello, escote y manos mejora espectacularmente en una misma sesión dándoles frescura y firmeza.

Un tratamiento facial completo requiere menos de 20 minutos. El paciente sale de la consulta sin ninguna secuela y puede hacer vida normal desde el primer momento.

FRAX 1150

El FRAX 1150 de Ellipse frena, e incluso revierte, los signos visibles de la edad, consiguiendo un aspecto más luminosa o de la piel y con menos arrugas.

El láser fraccionado no ablativo Frax 1550 realiza canales térmicos pequeños y controlados en la piel que estimulan la producción de colágeno y elastina en el área tratada.  El Frax 1550 reduce las finas líneas de expresión, reduce el tamaño del poro y da uniformidad al tono de la piel.

También puede utilizarse en la mayoría de cicatrices y estrías y en diferentes fototipos de piel. Con Frax 1550 se pueden realizar tratamientos avanzados de forma más rápida y reduciendo el tiempo de recuperación.

Está demostrado que la combinación del láser fraccionado con el tratamiento de luz pulsada obtiene incluso mejores resultados tanto en rejuvenecimiento facial como en casos de piel dañada.

Mesoterapia con vitaminas y ácido hialurónico

La Mesoterapia es una técnica muy consolidada de la medicina estética que consiste en administrar vía transdérmica una serie de principios activos.

Estos productos inyectables están compuestos de medicamentos homeopáticos, ácido hialurónico, vitaminas e ingredientes nutritivos y se suministran en muy pequeñas cantidades.

La infiltración de vitaminas y ácido hialurónico por medio de microinyecciones, mejora la  luminosidad, textura, elasticidad e hidratación de la piel.

El éxito de la mesoterapia facial que utilizamos en el Centro Médico Vital reside en su composición: Ácido Hialurónico en alta concentración más un complejo nutritivo y revitalizador (13 vitaminas, 24 aminoácidos, 6 coenzimas, 5 bases nucleicas, 4 minerales y 2 antioxidantes).

Este tratamiento suele aplicarse en ciclos de 3 a 5 sesiones cada 2-3 semanas y es muy aconsejable realizar una cita de mantenimiento cada 3 o 6 meses. El paciente puede incorporarse a su ritmo diario inmediatamente después de finalizar su aplicación.

Toxina botulínica

Hay arrugas que nos cambian por completo la expresión, nos hacen parecer más agresivos y afean nuestro rostro. Entre ellas, sin duda, están las que se marcan en la frente, entrecejo y ojos (las temidas patas de gallo).

La Toxina Botulínica está especialmente indicada para tratar las arrugas de expresión logrando que éstas se mitiguen o desaparezcan. El Botox, tal y como se le conoce popularmente, es una proteína que relaja transitoriamente el músculo, reduce su actividad e inhibe la contracción. De esta manera, no sólo la arruga se mitiga o desaparece, sino que además la piel cercana al músculo en cuestión se muestra más tersa y lisa. Nuestra cara seguirá expresando emociones con naturalidad, pero las arrugas se habrán suavizado muchísimo.

El efecto de la Toxina Botulínica comienza a apreciarse tan sólo varios días después del tratamiento y perdura de 4 a 6 meses. Pasado este tiempo, el músculo recupera su fuerza y su capacidad de contracción y la arruga vuelve a aparecer. En ese momento, el paciente puede realizar otra sesión si lo desea.

El procedimiento es muy sencillo, ya que consiste en micro-inyectar la Toxina Botulínica en las zonas elegidas mediante unas agujas muy finas.

Radiofrecuencia

Con el paso de los años la piel del rostro va perdiendo la firmeza de la juventud y, poco a poco, algunas zonas se relajan en exceso. La Radiofrecuencia Facial es la técnica ideal para combatir la flacidez y devolver el volumen a las diferentes estructuras de nuestra cara: frente, pómulos, cejas, párpados, zona que rodea a la boca, óvalo, cuello, escote…

La principal ventaja de la Radiofrecuencia Facial es que nos permite renovar el colágeno de las tres capas de la dermis, principal impulsor de la textura y consistencia de la piel. A través del calor profundo que emite de forma uniforme el dispositivo de Radiofrecuencia Facial, se estimula la creación de colágeno y éste potencia una mejora del tono y la elasticidad.

La sensación que produce es agradable, completamente indolora y relajante.

Está especialmente indicada para aquellas pacientes que empiezan a tener síntomas leves o moderados de laxitud en los tejidos faciales. Su efecto se traduce en una piel más tersa y lisa, una reducción de las arrugas y una recuperación de los volúmenes perdidos.

El tratamiento consiste en un ciclo de 3 a 5 sesiones, realizadas cada tres semanas. Como siempre, la combinación con otras técnicas como la Mesoterapia, potencia su éxito.